Camilo: Flores para una sonrisa

Camilo: Flores para una sonrisaHoy, las manos de las cubanas y cubanos amanecerán bañadas del rocío de las flores que Natura cederá para ofrendárselas al héroe, en un mar de recordación. La mayoría ni siquiera había nacido en los días terrenales de Camilo, pero la sonrisa amplia del auténtico cubano todavía se advierte a la sombra del sombrero, y se escucha desde una de las mil anécdotas contadas, que también son bellas formas de narrar su historia de desenfado y bravura.

Camilo nunca podrá ser un mito, porque solo lo es quien con su vida trasciende los límites de los comunes, y el mérito de él fue alinearse desde su altura, al carácter del hombre humilde, que entonces lo convirtió en su retrato.

Por eso cada mañana de octubre 28, un mar de pueblo desemboca en flores al mar natural. Por eso el pequeñín del grado prescolar llevará una en sus manitas "para el Señor de la Vanguardia", a quien los niños más grandes ya conocen bien por las hazañas guerreras y las jaranas a su hermano el Che.

Por eso también la madre y el padre irán con sus flores hasta el puente del poblado, allí donde no hay costas, "pero todos los ríos van al mar, y lo importante es recordar al hombre que nunca estuvo en el bando de los infieles, ¡ni siquiera en la pelota!", dirá alguien.

Y por eso es que en esta Isla nadie será ajeno al recuerdo de la amplia sonrisa de felicidad aunque su historia de guerrero bajo 100 fuegos de metralla fuera más larga que la etapa del triunfo; de plenitud, porque su vida fue espolear a la muerte por defender a más vidas en flor.

(Por: Dilbert Reyes Rodríguez / Tomado de Granma)