Fiesta en barrio de Leonel por medalla panamericana

Holguín, oct 26. – Liliam Fajardo aún mantiene el insomnio de semanas atrás, pero ahora está muy reconfortada y estimulada con la medalla de oro que desde Guadalajara le regaló su hijo Leonel Suárez, campeón panamericano en decatlón.

He vivido bajo un estrés permanente, pero siempre confiada en el triunfo, destacó a la AIN esta mujer de 45 años, quien define a su muchachón, como joven ejemplar en el seno de la familia y de los vecinos, y al cual todos lo esperan para la gran fiesta del barrio.

Residente en la comunidad de San Rafael, en las afueras de la ciudad de Holguín, y trabajadora del área económica de una empresa de la agricultura, Liliam aguarda por la pronta llegada del campeón, pues hace ya más dos meses que no se encuentra con él.

Acá lo espero con el abrazo de siempre, destacó su hermano David, alumno del primer curso de la carrera de Medicina y bien ligado a las prácticas deportivas desde sus primeros años, tanto en Santiago de Cuba, de donde proceden, como en Moa y ahora en Holguín, lugares también de residencia.

Leonel, de 24 años, acumula un excelente expediente en el atletismo, pues antes de este título panamericano, fue medallista de bronce olímpico en Beijing 2008, y plata y bronce mundial en las versiones de 2009 y 2011, respectivamente.

El joven deportista había escogido primero en su formación la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones, que desarrollaba paralelamente con el atletismo, pero el talento en el deporte se impuso y hoy cursa el quinto año de licenciatura en Cultura Física en La Habana.

Siempre ha sido buen estudiante, excelente deportista y un hijo bien formado en el seno de la familia, significó su mamá Liliam, quien se desempeña también como delegada de base del Poder Popular en el municipio de Holguín.(AIN)