Bloqueo económico EE.UU. afecta sector pesquero cubano

La Habana, 13 oct.- El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos desde hace casi medio siglo obliga al país caribeño a contratar grandes volúmenes de servicios analíticos a entidades extranjeras para el sector pesquero. A la mayor de las Antillas le fue imposible adquirir un espectrómetro de masa con plasma acoplado inductivamente. De acuerdo con un informe sobre la resolución 65/6 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba", ese módulo tiene un valor de 193 mil dólares.

El equipo fue solicitado como parte del Proyecto ejecutado por el Organismo Internacional para la Energía Atómica, "Fortalecimiento del Sistema de Controles Oficiales de residuos químicos y contaminantes en Alimentos, mediante la Introducción de Técnicas Analíticas Nucleares, CUB/5/018".

Dicho dispositivo es utilizado en la industria pesquera con el objetivo de verificar y garantizar la calidad e inocuidad de todos los productos pesqueros; e igualmente en el control de residuos químicos y contaminantes en los productos de la acuicultura.

Como alternativa Cuba contrató volúmenes de servicios analíticos a entidades extranjeras, lo que implica considerables dificultades relacionadas fundamentalmente con los altos precios, cuyo monto asciende a 70 mil dólares, el envío de muestras y los probables riesgos de pérdida de confidencialidad de los resultados.

A pesar de los intensos y crecientes reclamos de la comunidad internacional al gobierno norteamericano para un cambio hacia Cuba, el presidente estadounidense, Barack Obama, mantiene intacta esa política, recuerda el texto.

Es en su esencia y objetivo, un acto de agresión unilateral y una amenaza permanente contra la estabilidad de un país, señala el documento.

El daño económico directo ocasionado al pueblo de nación antillana hasta diciembre de 2010, a precios corrientes, calculados de forma muy conservadora, asciende a una cifra que supera los 104 mil millones de dólares.

Si se toma en consideración la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado financiero internacional, que ha sido sumamente elevada durante el año 2010, la afectación a la economía cubana sería superior a los 975 mil millones de dólares. (PL)