Protegen hábitat de murciélago endémico cubano

Santa Clara, 11 oct .- Técnicos y profesionales de Villa Clara ejecutan un proyecto encaminado a la protección e incremento de la palma Copernicia vespertilionum, hábitat del Murciélago de la Jata, endémico cubano.

Esa planta, resulta vital para la supervivencia de esos mamíferos voladores porque el follaje constituye su refugio natural.

José Antonio Santos, de la Empresa de Protección de la Fauna y la Flora, en la provincia, refirió que la tala indiscriminada para confeccionar artículos de uso doméstico, y el empleo de sus pencas como cobertura de las viviendas rurales, figuran entre las razones que redujeron la población.

Actualmente está prohibida su tala, además se realizan acciones para aumentar la cantidad de individuos a partir de técnicas de manejo como la restauración y reforestación, por citar algunas, expuso el experto.

Acotó que la distribución de la palma jata abarca pocas áreas en las sabanas comprendidas entre las provincias de Villa Clara y Holguín, lugares donde están ubicadas las mayores colonias de los murciélagos Mormopterus minutus en la Isla.

Iván Oliver, estudioso de los quirópteros, explicó que cada conjunto cuenta con un promedio de ocho mil individuos, los que habitan en la parte inferior del follaje globoso y compacto del árbol, compuesto por un amasijo de pecíolos secos y rígidos.

En Villa Clara se reportan jatas en los municipios de Caibarién y Santo Domingo, y en la cayería ubicada al norte del territorio. En todos los casos se ejecutan acciones que aseguren su fomento y desarrollo, añadió.

Oliver aseguró que la ocupación de estas palmas por los murciélagos es necesariamente transitoria porque la orina y las heces fecales de los mamíferos pudren los tallos donde se cobijan, lo cual obliga a los animales a abandonarla, y ocupar otra disponible.

Por esa razón resulta vital el aumento de la población de la especie, con lo que se evita que los animales abandonen su hábitat natural y se establezcan en lugares inapropiados, donde son más susceptibles de recibir daños por el hombre, comentó. (AIN)