Winnipeg 99: Cuba, segundo lugar a pesar del acoso antideportivo

Cuba retuvo el segundo lugar por países -al que retornó en Mar del Plata 95- tras conquistar 69 medallas de oro, 39 de plata y 47 de bronce, en los XIII Juegos Panamericanos de Winnipeg 99, a pesar del acoso antideportivo en la prensa y la patraña por empañar su desempeño por casos de doping. En medio de las competencias en escenario excesivamente hostil, la delegación cubana tuvo que dedicar esfuerzos para denunciar la constante incitación a la deserción de los deportistas y resultados positivos en pruebas antidoping. 

Aunque los pesistas sufrieron directamente las secuelas del supuesto dopaje, el caso de mayor repercusión resultó el del saltador de altura Javier Sotomayor, a quien se le acusó de empleo de cocaína, sustancia la cual no favorece en nada en la mejoría en el desempeño atlético, como está demostrado.

Lo cierto es que Sotomayor no pudo disfrutar de su cuarto título consecutivo en citas continentales, con el consiguiente beneficio para Canadá, nación que entonces tenía a dos saltadores empatados en el segundo puesto y terminaron con el oro.                                                             

Otra nación favorecida resultó Estados Unidos, que de esa forma evitó perder por tercer año consecutivo en el atletismo ante los caribeños.

No obstante, el campo y pista aportó 10 coronas y ubicó en el segundo peldaño a los cubanos, con destaque para el vallista corto Anier García y el saltador de longitud Iván Pedroso.

Otra disciplina que brilló fue la gimnástica, la cual contribuyó con siete de las 14 coronas repartidas y destaque especial para Erick López, monarca en el concurso completo, las paralelas, arzones, anillas y por equipos.    

Nuevamente los estadounidenses -desplazados por los cubanos al segundo lugar en La Habana 91- dominaron el medallero general con 106 de oro, 110 de plata y 80 de bronce, con el tercer puesto para los anfitriones (64-52-80), quienes incluso trataron de hacer ver que ostentaban el segundo puesto por el número de preseas, cuando en realidad es por los títulos dorados.  

Por Cuba también tuvieron protagonismo dorado los deportes de combate, liderados por la esgrima, boxeo y judo, en todos los casos con nueve títulos de 10, 12 y 14 en disputa, respectivamente.

Otro resultado sobresaliente fue el del béisbol, el cual logró su octavo lauro dorado al hilo, al cual se le unieron los alcanzados por los equipos masculinos de balonmano y voleibol.

Winnipeg 99, del 23 de julio al ocho de agosto, recibió a nueve mil 295 participantes de 42 países, de estos cuatro mil 949 atletas, quienes compitieron por 327 juegos de medallas -con dos coronas en salto de altura-, en los 37 deportes convocadas por los organizadores canadienses. (Por Carlos González Rego, AIN)