Nuevas amenazas imperiales tras crear el caos en Libia

Nuevas amenazas imperiales tras crear el caos en LibiaLa Habana, 30 ago.- Los poderes imperiales, a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), se aprestan a nuevas aventuras bélicas contra otros países, tras desatar la barbarie y propiciar el caos en Libia. Panelistas de la Mesa Redonda de la televisión y la radio cubana analizaron este lunes la actual situación en la nación del norte de África y anticiparon que las fuerzas intervencionistas albergan nuevos propósitos de conquista geopolítica y saqueo económico.

La periodista Ana Teresa Vadía pasó revista a la información sobre Libia en Internet, donde algunas fuentes citan riesgos graves de epidemias sanitarias por la falta de agua y medicamentos, junto con la existencia de cadáveres insepultos, situación que se agrava aún más por la ausencia de un liderazgo político en la capital, Trípoli.

Mientras,  médicos y enfermeras emprenden la huída ante la represión desatada por el Consejo Nacional de Transición.

El periodista  Leonel Nodal estimó que el Imperialismo intenta renovar métodos para una política neocolonial a través de las armas,  a naciones que no se sometan a las reglas que quieren imponer, incluido su concepto de democracia, y citó a Siria como país en peligro, donde ya se aprecian esas acciones intimidatorias, al igual que sucede en Argelia.

Explicó el comunicador  el papel desestabilizador de la propaganda en la guerra de ocupación de Libia,  citó sus antecedentes en las intervenciones de EE.UU. en el centro de Europa y contra las minorías étnicas en otros países, y ejemplificó cómo las mentiras difundidas  intentan generar  reacciones proclives a los  intereses de quienes las propagan.

La guerra contra esta nación –afirmó Nodal–, se fundamentó en la superioridad militar de la OTAN y el enorme poder mediático para reproducir falsedades y calumnias, a través de miles de medios de difusión masiva, incluidos los de Internet.

Al respecto, la moderadora Arleen Rodríguez Derivet ejemplificó cómo los medios de difusión, al servicio de los intereses guerreristas, acuñan eufemismos y otros términos lingüísticos para sobredimensionar o minimizar hechos, enmascarar realidades y en general engañar y confundir.

Desde Argentina, vía telefónica, la investigadora Estela Caloni declaró a la Mesa Redonda que la manipulación de periódicos y otros medios en torno a Libia ha sido una de las más fuertes que ha observado, e ilustró como estos, de hecho, colaboran con lo que llamó “terrorismo mediático” en función de la invasión de un país.

Caloni citó casos opuestos en la labor periodística  de la agencia Prensa Latina y Telesur, que han reflejado objetivamente, dijo, la realidad de los sucesos acaecidos en el país agredido. 

La doctora María Elena Álvarez afirmó que esta ha sido una guerra prefabricada, modeladora de acciones de organismos internacionales, medios de difusión y personas, y citó ejemplos, entre ellos las acciones dirigidas a desprestigiar la figura de Muamar Al Gadafi, a quien, dijo, han satanizado.

Álvarez alertó que la guerra contra esta nación norafricana entraña un modelo para futuras acciones contra otros pueblos sobre bases racistas y denuncias prefabricadas de presuntas violaciones de  derechos humanos.

También estimó la panelista que ahora no habrá estabilidad en Libia, ni conciencia  nacional, y allí se perderán  avances socioeconómicos que había logrado su pueblo.

Por último, explicó que el mundo afronta un proyecto de dominación imperialista.

La analista  Idalmis Brooks  precisó que el presidente de EE.UU., Barack Obama, llama la invasión a Libia  “acción de liberación nacional”, y la utiliza en función mediática de su  aspiración reeleccionista en 2012, mientras insiste en que ese esquema es aplicable a cualquier otro país, lo que entraña una amenaza real en otros ámbitos geográficos.

Sobre el actual panorama en Palestina  y su posible próxima integración a la ONU, afirmó Brooks que el Congreso de Estados Unidos anunció la retirada de 470 millones de dólares de su ayuda a Palestina, si esta prosigue con el citado proyecto. (AIN)