Una Copa América descafeinada

La ronda de cuartos de la Copa América 2011 será difícil de olvidar. Pese a sumar más méritos, los cuatro favoritos han resultado eliminados. Además, tres partidos se resolvieron en la tanda de penaltis, donde Brasil falló cuatro ante el paraguayo Justo Villar. Fenómenos paranormales.

Resulta difícil de explicar. En semifinales hay un equipo que no ha ganado un partido y que se clasificó sin tirar a puerta. Y se marchan dos sin perder. No seguirá el equipo que mejor pasa, ni el que mejor regatea, ni el que mejor remata, ni el máximo goleador Pero se quedan el que más faltas hace, el que peor centra, el que menos marca

La Copa América 2011 queda diezmada con la marcha de Argentina, Brasil (nunca hubo una edición sin ninguno de ellos en semis), Colombia y Chile. Sobreviven Paraguay, Perú, Venezuela y Uruguay, que entre sus cuatro delanteros clave (Valdez, Guerrero, Rondón y Forlán) suman cuatro goles. Uno más que Agüero. La Copa América de Messi y Neymar es ahora la de Muslera, Justo Villar y el portero-delantero Renny Vega.

Argentina se relamía las heridas del clásico rioplatense mofándose del episodio protagonizado por Brasil en los penaltis ante Paraguay. "Patearon para Elano", advertía Olé que páginas después titulaba sarcásticamente sobre del futuro de Batista: "Le sobran condiciones". Las que AFA pondrá. La Copa América 2011, diseñada para una final Argentina-Brasil, llega descafeinada al momento decisivo. "Yo siempre defiendo a los que atacan", apuntó Menezes antes del torneo. Martino, Tabárez, Farías y Markarián podrían rubricarlo.