Un chance para el planeta Tierra

Un chance para el planeta TierraEl Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General  de las Naciones Unidas un 5 de junio de 1972, con motivo de la Conferencia de Estocolmo sobre medio ambiente humano.

En la cita se establecieron estrategias para trabajar en función de la disminución de las dificultades medioambientales, que han ido in crescendo en los últimos tiempos.

En la actualidad estos problemas se extienden, hasta el punto de que el planeta sufre significativos cambios climatológicos, con el aumento de las temperaturas, el deshielo de los casquetes polares y la contaminación de las aguas.  

¿Podemos contribuir nosotros desde nuestras comunidades a la conservación de los ecosistemas del planeta? Por supuesto que las acciones que benefician el entorno en que vivimos son también un aporte para la preservación global.

Pero no podremos contribuir mucho en tal sentido cuando aún existen personas descuidadas que provocan incendios en los bosques, talan árboles sin control, o personas inescrupulosas se dedican a cazar aves vedadas o en peligro de extinción.

Mucho pudiera hacerse para condenar estas actitudes irresponsables  y degradantes del medio en que vivimos. No se trata de una lucha romántica contra molinos de viento, está en juego el futuro por la vida del planeta, por consiguiente la nuestra y de las generaciones que nos sucederán.

Aún estamos a tiempo para realizar acciones en favor de la naturaleza, y sin muchos recursos. Sembrar una planta, evitar talar un árbol, no verter aceites, residuales químicos, detergentes; no botar basuras en el mar o en los ríos, ni quemar objetos o sustancias fabricados con materiales contaminantes, son operaciones que podemos evitar y así ayudar a reparar el daño ocasionado a nuestro hogar común.

Debemos estar conscientes de estas cuestiones. El pasado año se eligió un lema muy sugerente, y que todos podemos aplicar en este año que transcurre: “Darle un chance al planeta”. Solo así se podrá perpetuar la vida del hombre y mantener la armonía con el entorno.  

(Hugo Betancourt Mayoral/ Radio Santa Cruz)