Ciudad Juárez: violencia gana terreno a la inocencia

Ciudad Juárez: violencia gana terreno a la inocenciaMéxico, 16 dic .- La violencia que vive la Ciudad Juárez, en el estado mexicano de Chihuahua, ha impactado en la salud mental de miles de niños en edad preescolar, quienes prefieren ser sicarios, soldados o agentes federales.

  Historias narradas por profesoras dan cuenta que muchos pequeños, que prefieren escenificar en sus juegos a los personajes antes mencionados, presenciaron actos de crímenes, vandalismo o enfrentamientos entre pandillas; incluso en determinados casos los padres son asesinos o vendedores de droga.

Investigaciones realizadas en Juárez corroboran que palabras como federales, sicarios y soldados forman parte del vocabulario cotidiano de las familias residentes en esa ciudad, al tiempo que el miedo a determinados ruidos fuertes como el de los helicópteros o las balas se apodera de muchos niños.

Datos recopilados por el Programa de Mujeres en Situación de Violencia de Ciudad Juárez apuntan que unos siete mil casos de abuso emocional son atendidos a diario en esa localidad, como parte de los daños colaterales provocados por la violencia.

Un estudio realizado por un grupo de profesoras de la Universidad Pedagógica Nacional disparó la alarma al detectar que, desde hace cuatro años, los pequeños de esta urbe han cambiado sus juegos tradicionales, y hoy incorporan a ellos lo que ven y viven a diario: muertes, disparos, robos, pandillas.

A eso se suma el contenido de las noticias que emiten los medios de prensa, en los cuales la violencia ocupa el primer lugar, precisa la pesquisa.

Según cifras de la asociación local de maquiladoras, la violencia en Juárez ha dejado al menos a 10 mil niños huérfanos, sin contar los casos que desde el vientre de la madre ya están destinados a nacer sin la presencia paterna o entre las rejas, pues la mamá se encuentra recluida por traficar drogas.

Ante esta terrible realidad, "sólo urge hacer algo, de lo contrario los niños de Juárez serán los próximos sicarios", señala una de las pedagogas involucradas en la investigación.(PL)